Limpieza de tripode

Hace ya algún tiempo leí que si querías cambiar de trípode lo mejor que podías hacer era llevarlo a la playa y hace poco comprobé lo cierto que era esta afirmación.

Hasta ahora siempre que había estado en la playa con el trípode había sido por poco tiempo y sin meter mucho el trípode en el agua, por lo que yo no había visto mayor problema en ello y después de la ultimo taller al que acudí decidí hacer lo mismo que las otras veces, meterlo debajo del grifo, soplarlo un poco y echarle un poco de WD80, pero antes de este último paso note que aún le quedaba algo de arena y lo desmonte.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi la cantidad de arena que tenía.

 

Al final limpieza profunda, primero quitar los restos parte por parte con agua, secar cada una de las secciones del trípode, la tornillería a un viejo limpiador de ultrasonidos que conservo de mi época con el radio control. Engrasado, montaje completo y trípode que no había estado tan limpio desde que lo estrene.

 

Así que ya sabéis, si vais a la playa y mojáis las patitas, del trípode, pensar en que si queréis que este os dure os va a llevar un ratito limpiarlo.

Por si alguien se pregunta cual es mi tripode es un Manfrotto MK294A3-A0RC2 , el cual adquiri en Amazón en Abril de 2017 al modico precio de 68€.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *